domingo, 6 de septiembre de 2009

Historias de Éxito I: El Caso de Edgard

Historias de Éxito: El Caso de Edgard
De no tener nada paso a ser un prospero empresario
Hola a todos como están. En la universidad siempre se me hablo de historias de éxito de emprendedores extranjeros que alcanzaron el éxito y la prosperidad debido a su gran tenacidad, decisión y sobre todo su espíritu emprendedor. Casos como la historia de Yahoo, Bill Gates, Honda, entre otros, gente y empresas que alcanzaron el éxito teniendo de su lado en gran parte no más que sus ideas creativas y su espíritu emprendedor. Sin embargo, un emprendedor no necesariamente es una persona que hace millones de dólares sino una persona que identifica una oportunidad y la desarrolla. Tanto estas personas y empresas identificaron oportunidades que otros no aprovecharon o no querían aprovechar. En nuestro país el Perú hay muchas oportunidades y también hay emprendedores que las aprovechan y personas que simplemente las dejan pasar. Esta es la historia de una persona real. Un chico peruano que pasó de no tener nada a ser un prospero empresario y todo lo hizo sin tener casi nada de dinero. Tan solo su espíritu emprendedor lo llevo a alcanzar el éxito en medio de tantas dificultades. Un ejemplo que casi todos deberíamos seguir y así saber con su historia que no necesariamente el dinero es lo más importante a la hora de emprender un negocio sino nosotros mismos y nuestro espíritu emprendedor. ¡Querer es poder!

Edgard era un chico de 18 años proveniente de una familia de Villamaría del Triunfo su padre era soldador y tenía un taller de carpintería metálica donde hacía rejas y demás cosas que le encargaran, su mamá tenía un pequeño restauran donde venían a comer muchas personas de su barrio. En su familia eran tres hermanos, su hermano mayor Héctor, él y su hermana Ursula, la menor. Sus padres no podían ayudar a todos con sus estudios para ingresar a la Universidad. Héctor había entrado a la facultad de ciencias administrativas de la Universidad Nacional Mayor de San Marcos y Ursula y él estaban por terminar el colegio. Ursula y Edgard sabían que sus padres solo podrían ayudar a uno de ellos con sus estudios preuniversitarios, academias y exámenes de admisión y que solo uno de ellos podría ingresar a la universidad a la vez y esto les preocupaba. Cuando terminaron el colegio donde estudiaban sus padres empezaron a pensar a cual de ellos ayudarían primero. Edgard hubiera sido elegido por ser el segundo hijo pero su madre conversó con su papa acerca de su hermana Ursula, le dijo a su padre que ella debía tener prioridad por ser mujer, le habló acerca de muchas ideas feministas que no se de donde saco y le dijo que era importante que su hija empezará a estudiar pronto para que no terminara como una madre soltera, caso que era frecuente en el barrio donde ellos vivían. El papá de Edgard termino por aceptar y Edgard sin mucho agrado quedó en el aire hasta que su hermana ingresara y sus padres pudieran ayudarlo a él.
Su hermana estuvo estudiando en una academia durante un año y luego ingresó a la facultad de contabilidad de la San Marcos, durante el cual permaneció en su casa sin hacer nada, su madre y su padre tenían hacia él las mismas consideraciones que cualquier buen padre a su hijo pero Edgard conoció a una chica del barrio, Danira, de la que se enamoró y a la cual sin querer e inesperadamente embarazó. Edgard tenía 18 años y para cuando su hermana ingresó había cumplido los 19 años. Cuando el padre de Danira se enteró de lo que había pasado con su hija fue hecho una furia a la casa de Edgard, le reclamó y conversó con sus padres. El hombre decía que había malogrado a su hija y que le había arruinado la vida y casi le da una golpiza de no haber sido por sus papas. Los padres de Edgar también estuvieron molestos con él al enterarse y su padre le dijo así. – Hijo tu a tu Edad ya sabías las consecuencias de tus actos y ahora vas a buscar un trabajo para asumir tu responsabilidad, no te voy a dar desde ahora nada y vas a cooperar en la casa- y su padre fue tajante. El padre de Edgard era un señor que cuando decía algo como lo que le dijo a Edgar lo cumplía.
Edgard se quedó en el aire, anteriormente sus padres lo había tratado con consideración pero desde ese momento empezaron a mirarlo mal, su madre le había tenido ciertas consideraciones hacia él por haber sido la responsable de que el no fuera a la universidad antes que su hermana pero después de que embarazó a Danira también empezó a mirarlo mal. Sus hermanos desde que ingresaron a la universidad no paraban mucho en casa y mucho menos se preocupaban por él. Durante un tiempo Edgard estuvo en casa solo sin hacer nada, sus padres ya no le daban ni siquiera los pasajes. Empezó a comprar periódicos para buscar un trabajo pero debido a su nula experiencia laboral y carencia de estudios le era imposible conseguir un trabajo. De vez en cuando hacía algunos trabajos para gente del barrio los cuales le aportaban los gastos necesarios para sus pasajes. Los vecinos lo llamaban para ayudar a limpiar sus negocios y solo le pagaban entre 20 o 30 soles, cosa que no era mucho para sus necesidades. Edgard con eso no podía aportar en la casa y se las veía negras pues necesitaba más dinero para sus gastos personales y no sabía que hacer. Algunas veces fue como ayudante de algunos vecinos que hacían trabajos como gasfiteros, le daban propinas y aunque algunas veces quiso ir el solo a hacer algunos trabajos no tenía herramientas. Sus padres no le tenían mucha consideración y no le daban nada. Edgard se las vio muy mal durante ese tiempo. Poco tiempo después nació su hijo y aunque Edgard nunca se desvinculó de Danira este no podía ayudarla. El padre de Danira consideraba a Edgard un pobre diablo, alguien que no tenía futuro ni nada bueno que le esperara en la vida y no quería que se acercara a ella. Los padres de Edgard cuando supieron que el hijo de Edgard había nacido empezaron a tratarlo peor, les reventaba que hubiera cometido ese error y aunque a veces sus hermanos conversaban con sus padres acerca de él y su problema sus padres respondían fría y duramente -el ya se las verá.
El padre de Danira puso a esta a estudiar en un instituto educación bancaria. La carrera era corta, duraba 6 meses, y esta después de terminar su carrera ingreso a trabajar en el Banco BCP. Edgard nunca se había desvinculado antes de Danira pero esta cuando empezó a trabajar dejó de tratar de forma igual a Edgar. Ella se volvió indiferente y ya casi no tenía tiempo para el. Edgard seguía realizando trabajos eventuales pero poco tiempo después de que Danira consiguiera trabajo en el BCP su padre le increpo de forma muy tosca –Danira tiene su hijo y aun así estudió y ahora trabaja y gana su plata, tu ni siquiera generas para aportar en la casa. Ella en cambió mantiene a tu hijo y lo hace sola. Si no consigues un trabajo donde ganes bien te me vas a de la casa a fin de mes-. Era primero de mes, Edgard ya tenía 20 años y empezó a preocuparse. Sus hermanos eran indiferentes con su situación y sus padres en cierta forma injustos. Edgard era cristiano, iba a si iglesia y aunque trató de conseguir un trabajo a través del grupo de pastoral que ahí había no tuvo mucho éxito. Una vez conversó con sus hermanos sobre poner un negocio de comida y estos le hablaban en términos que habían aprendido en la universidad, tecnología del comedor, costos y demás que mareaban a Edgard y lo ponían más tenso aún. Para sus hermanos esto no era fácil y menos cuando Edgard no tenía capital y ese mes Edgar no había tenido muchos trabajos eventuales. Edgard no sabía que hacer y su tensión ese mes se podría haber cortado con una tijera. El tenía mucho miedo de ir a parar a la calle y su padre era capaz de botarlo de la casa.
Dos semanas antes de que terminara el mes Edgard pensó; tenía un amigo que era vigilante de un centro comercial; le pidió el uniforme prestado, se lo puso y empezó a hacer una colecta por un barrio cercano a su casa. Tocó puertas y pedía una colaboración diciendo que un compañero de trabajo había sido herido por delincuentes y que se necesitaba dinero para ayudarle. A cada persona que le ayudaba le hacía firmar una hoja impresa. Fue una treta ingeniosa en medio de su desesperación y ese día pudo juntar escasamente 50 soles.
Edgard había visto a varias personas vender hamburguesas y cosas similares en la calle y pensó en algo similar con los 50 soles que había obtenido. No era mucho dinero pero estaba desesperado por hacer algo. En la casa de Edgard había una cochera que daba a una esquina y que usaban como depósito, Edgard la limpió y desocupó. En el taller de su papá había una parrilla con una plancha que un cliente le había mandado a hacer hace buen tiempo y que misteriosamente nunca volvió a recoger. Estaba en su taller acumulando polvo y Edgar la cogió y la limpió. Edgard cogió una mesa de su casa y con todo eso: Una parrilla no muy grande, una mesa y con los escasos 50 soles que tenía empezó a hacer su negocio de comida. Compró panes, carne, vegetales, carbón para la parrilla y demás cosas necesarias para su negocio.
Edgard aprovecho todo lo que tenía en ese momento y que era muy poco, nadie por su barrio hacía hamburguesas al carbon y aunque no sabía cocinar, su desesperación y necesidad lo llevaron a intentarlo. El primer día cuando lo abrió su negocio no esperaba tener muchos clientes pero el olor de la carne y las hamburguesas a la parrilla atrajeron a algunas personas. Poco a poco los clientes empezaron a venir y Edgard empezó a percibir ingresos importantes aunque aun bajos. En esos días poco a poco ganó fue ganando más dinero y compró cosas para su negocio. Algunas sillitas usadas, bolsas sangucheras, uno que otro utensilio, entre otras cosas. Edgard a fin de mes pudo hacer 400 soles y fue una verdadera suerte, aportó en su casa y su padre le dejó quedarse. Consideraba que ya estaba haciendo algo. Edgard empezó a ganar más y más y ya podía aportar en su casa como sus padres tanto le exigían. Poco a poco ganó fue ganando más dinero mejoró su negocio y con el tiempo antes de fin de año lo que había empezado con una simple parrilla y una mesa se convirtió en una sanguchería; Edgar hasta pudo invertir en un microondas inclusive. La suerte de Edgard mejoró mucho y aún más cuando al frente de su casa se instaló un instituto de peluquería, corte y confección al que iban muchos alumnos. A partir de eso Edgard se fue para arriba, calentaba la comida de algunos alumnos en su microondas y cobraba 0.50 céntimos por eso, vendía hamburguesas y otros sanguches, también piqueos, golosinas, jugos y demás. Poco a poco Edgard comenzó a juntar un pequeño capital. Danira, la mamá de su hijo empezó otra vez a vincularse con él. Edgard le dijo que aun no podía ayudarle con su hijo pero que esperara un poco a que tuviera más. Edgard siguió ascendiendo en su negocio. Pasó poco tiempo y Edgard instaló cerca de su sanguchería una tienda de abarrotes, su mamá la atendía y su hermana le hacía la contabilidad. Seis meses después Edgard pudo ganar el dinero suficiente para ayudar a Danira con la manutención de su hijo no podía pasarle mucho, le daba a Danira 400 soles mensuales pero aspiraba a ayudarle más. Después de un tiempo la tienda de abarrotes que el había empezado se convirtió en una panadería donde iba mucha gente. El papá de Danira empezó a respetar a Edgard y sus padres al ver que estaba apoyando a su hijo ya no le pedían que aportara en su casa. Después de un tiempo Edgard y Danira se casaron. Ursula trabajaba para Edgard haciéndole la contabilidad y su hermano Hector empezó a aplicar sus conocimientos administrativos en la panadería de Edgard. Edgard había querido ir a la universidad pero aunque no pudo nunca dejó de informarse acerca de las formas y conocimientos para mejorar su negocio. Se informaba y asesoraba con sus hermanos y otras personas, leía libros acerca de contabilidad, tecnología del comedor, costos y demás y siempre invirtió para mejorar sus negocios. Poco tiempo después Edgard constituyó con la ayuda de su hermano como administrador una pastelería y tiempo después una pollería que hoy recibe a varios clientes. Pasaron casi 5 años desde que Edgard estuviera a punto de ser echado de su casa por no conseguir trabajo, ahora Edgard tiene 4 negocios, una sanguchería, una panadería con tienda de abarrotes, una pastelería y una pollería. El les da trabajo a sus dos hermanos, vive con su esposa Danira y están pensando en comprar su casa. Nunca el pensó que llegaría a tener tanto cuando antes no tenía nada, no lo respetaban muchas personas entre ellos sus padres pero ahora se ha ganado el respeto de sus padres, hermanos y sus suegros. La historia de Edgard nos demuestra que aun sin mucho capital pero solo con las ganas podemos salir adelante. Conocí a Edgar en una feria de emprendedores que se realizó en la San Marcos, Héctor era un compañero de mi clase de contabilidad I y es muy gratificante para mí que una persona como Edgard haya salido adelante tan rápido con su espíritu emprendedor y afán de superación y eso demuestra que si el con muy poco dinero puedo hacer y empezar todo lo que hizo cualquiera de nosotros también puede hacerlo.
Le pregunte a Edgard como pudiste hacer tanto en tan poco tiempo, muchos de nosotros terminamos la universidad y no hemos hecho aun lo que tú. Me respondió – En ese momento no tenía nada, vivía en una situación terrible con mis padres, no me daban nada. Usaba la misma ropa y esta empezó a deteriorarse por el tiempo y tenía terror a que me echaran de casa. Todo lo hice por necesidad en un primer momento pero ahora se que cualquiera con decisión, esfuerzo y trabajo puede hacer lo mismo que yo. Antes me preocupaba por trabajar para alguien y gracias a Dios nunca conseguí trabajo. Tal vez si hubiera ido a la universidad o hubiera conseguido trabajo no hubiera llegado a hacer todo lo que hice, ahora pienso en ser mi propio jefe. Le doy trabajo a 15 personas además de mis hermanos y espero cada día mejorar. Siempre miro hacía arriba y puedo decir que en los momentos de mayor necesidad como pasé yo solo se puede salir adelante con nuestra creatividad y espíritu emprendedor. En definitiva si se puede.
Así como el hay muchos emprendedores que en nuestro país han empezado desde cero. Espero que su historia sea de inspiración para muchas personas y nos enseñe que no siempre el dinero es el factor más importante. Saludos y por favor sigan nuestro blog.

17 comentarios:

  1. muy emprendedor, me parece interesante su historia y a mi me conmovio, a veces la necesidad te hace pensar rapido y adaptarte cualquier situacion, y edgar mi tocayo, puso al fin vencer las adversidades, puedo ofrecerle a edgar un espacio publicitario gratis, Y A OTRO EMPRENDEDORES, claro si es que pueden contactarlo mi correo es edgar_rev@hotmail.com edgar@publimpymes.com, mi web www.publimpymes.com
    AMOS PERU!!1

    ResponderEliminar
  2. Una historia que incentiva a mucha gente, incluyendome, a veces necesitamos que nos pase algo malo para recien empezar a cambiar de actitud. y tambien perder la supuesta verguenza que a uno le da cuando acabo una carrera universitaria, que te limitara mucho para hacer cosas que no son necesariamente afines a tu carrera.
    y arriba Peru
    Si se puede

    ResponderEliminar
  3. tengo 10 años algun dia quisiera ser como tu ser una empresaria y yo canto musica criolla tego mi grupo criollo para cualquier contrato llameme al 4024045 asta luego

    ResponderEliminar
  4. Mónicas: felicitaciones, nuestro pais tiene en su territorio personas que son digno ejemplo de superación... Dios los bendiga

    ResponderEliminar
  5. yo estudio ingenieria de sistemas en la universidad pero mi mas grande sueño es tener mi propia empresa porque quisiera ser libre pero no se como nunca he tenido ideas concretas sobre que negocio poner o que cosas elaborar que tenga una demanda suficiente como para crecer rapidamente...pero ahora que leo esta historia veo que de todo se puede surgir y salir adelante .

    ResponderEliminar
  6. Para Cesar Augusto. Para hacer un negocio el capital no es lo más importante tan solo se necesita una idea. ¿Cómo la consigues? Tan solo necesitas identificar una necesidad, algun servicio o cosa que la gente necesite y una vez hecho esto ya tienes una oportunidad que esta en tus manos explotar para llevar un negocio exitoso acabo. Saludos.

    ResponderEliminar
  7. La historia me llenó de mucho entusiasmo...es increíble y además admirable como consiguió todo con esfuerzo y dedicación...muchas personas sueñas con estudiar una carrera universitaria y esto no es malo..es a lo que todo los jóvenes aspiran...pero en cierta medida la educación universitaria de nuestro país limita el sentimiento emprendedor de muchos jóvenes...que se vuelven emprendedores a travez de la necesidad más que por la profesión. Espero que existan muchos ejemplos mas como los de este joven y así la juventud de nuestro país salga a adelante

    ResponderEliminar
  8. Hola a todas las personas que les gusto la historia de Edgard, les invitamos a leer la historia de Fortunata que hemos publicado últimamente. Es un poco larga pero es una historia real de una mujer que igual que Edgar con todo en contra puedo salir adelante. No solamente se trata de como se triunfa con muy poco gracias al ingenio y al espirutu emprendedor de nuestra gente sino también como la gente peruana supera todas las adversidades que la vida les pone y con todo en contra triunfa. Desde ya los invitamos a leer la historia de Fortunata y esperamos que sea igual de inspiradora para ustedes que la de Edgard. Saludos a todos.

    ResponderEliminar
  9. EJEMPLOS COMO ESTOS SON LOS QUE ME HACEN SENTIR FELIZ ENTANDO EN MI PAIS Y DEFINITIVAMENTE SIN SACRIFICIO NO AY LOGRO ,POR LO MISMO TB PRONTO HARE MI GRAN EMPRESA PARA QUE MI PAIS LO HAGO JUNTO CONMIGO PUESTO Q AL ABRIR MAS MYPES EXISTE MAS TRABAJO PARA TODOS ...IFR

    ResponderEliminar
  10. bin echo...ARRIBA PERU!!

    ResponderEliminar
  11. Historias como estas fomentan el emprendedurismo en todas las personas, me llamo Henry y pertenezco a una organización estudiantil de la Universidad Nacional de Trujillo, llamada INCUBUNTm es una incubadora de empresas creada por nosotros los estudiantes y cuyo fin es fomentar el emprendedurismo en las personas, crear empresas.. sigan publicando casos de éxito.:)

    ResponderEliminar
  12. Hola:

    Esta es una historia de vida dificil de ver porque no muchas personas tienen exito en lo que hacen aun asi teniendo todas las herramientas a la mano pero como dicen en el testimonio la misma necesidad y las ganas de conseguir y lograr objetivos que nos proponemos nos hacen ser fuertes y poder lograr los objetivos. Cuando la situacion es adversa y la esperanza poca, las determinaciones drasticas son las mas seguras.

    ResponderEliminar
  13. Max Del Maro Guizado Soto21 de noviembre de 2011, 19:22

    SE TU PROPIO JEFE.... Y SERAS GARNDE NO ESPERES ESTAR EN UNA OFICINA GANANDO LO MISMO Y VIENDO A UN JEFE QUE TE REGAÑA TODOS LOS DIAS... historiasd comoe stas ay muchas y es una de las mias..

    ResponderEliminar
  14. hola, lei tu historia y me conmovio, gracias por darnos a conocer todo lo que pasastes y tambien por darnos ejemplos de vida como la tuya.

    ResponderEliminar
  15. muchas veces necesitamos un empujon de la vida, para asi, poder darnos cuenta de lo muy exitosos que podamos ser. frente a una necesidad una respuesta.

    ResponderEliminar
  16. que buena historia,tambien recomiendo la de fortunata,es muy inspiradora,solamente quiero agregar una frase que siempre tengo en la cabeza:en el mundo de los negocios,el que no vive para servir,no sirva para vivir.

    ResponderEliminar
  17. solo queda decir que sí se puede!

    ResponderEliminar